logo

La ansiedad de volver a trabajar y cómo cogerlo por los cuernos

Nos pasa a todos. Incluso si te encanta tu trabajo, dejar de lado la paz del verano (incluso si has estado trabajando) puede ser abrumador, porque de repente, las cosas se “vuelven serias” de nuevo en septiembre.

Por una parte es así y por otra no. Y a lo que este post está dedicado es a la forma de volver a empezar con confianza y paz (incluso si secretamente no lo deseas).

Yo siempre me decía cosas como “voy a estar seriamente ocupada”, “voy a tener que trabajar a tope”, etc. Y claro que hay algo de verdad en ello, porque es como si el mundo entero se despertara de nuevo en septiembre y la carga de trabajo casi siempre se acumula.

Pero tal vez esta “auto-preparación” tratando de anticipar y prepararme para todo, no era la más útil.

Sí, las cosas vuelven a agitarse. Pero es lo que hemos estado haciendo desde siempre. Lo que significa que este no es nuestro primer rodeo y sabemos lo que estamos haciendo.

Así que aquí van algunos consejos sobre cómo iniciar y minimizar tu ansiedad en el proceso:

 

 

1) Controla a tu “Demonio Interior”

Cuando estás en tensión, internamente (o externamente) diciendo cosas que sólo te agitan más, cambia conscientemente tu percepción. ¿Es fácil? Quizás no. ¿Es tan divertido como beber daiquiris en la playa? Probablemente no.

Pero también puede haber una gran satisfacción en iniciar una nueva temporada, sentirse productivo de nuevo y tener la seguridad de una rutina diaria que a muchos de nosotros nos hace sentir seguros y “normales” (especialmente si te has pasado el verano entreteniendo a los niños).

Muchos de nosotros alimentamos la fantasía de lo impresionante que sería no tener que trabajar de nuevo y sentirse agobiado. Y sin embargo, la realidad es que si verdaderamente fuera así, probablemente nos aburriríamos y perderíamos el significado y el propósito de nuestras vidas.

Es en el logro de nuestros objetivos, personales y profesionales, al criar a nuestros hijos y verlos crecer y ganarnos la vida, dónde encontramos un sentido de utilidad, capacidad y confianza en nuestra vida adulta.

Hay personas que, por diversas razones, no pueden tener esto. Muchos de ellos harían grandes cosas para tener esa oportunidad. No digo esto para hacernos sentir culpables, sólo conscientes de lo que tenemos.

 

 

2) Póntelo fácil

Incluso si piensas que lo tienes todo controlado, no te lo guardes dentro. Eso simplemente añade presión. Da los pasos necesarios, según tu forma particular de vivir y trabajar, para hacerlo todo lo más fácil posible.

Hacer listas. Lo hago e incluso creo diagramas o hojas de cálculo de excel según sea necesario. Utiliza aplicaciones que te motiven y te organicen. Actualiza tus calendarios y crea otros nuevos si es necesario para rastrear las áreas críticas de tu vida para esta temporada: tus campañas de marketing o lanzamientos de productos, la organización del equipo, las prioridades de tus hijos y los eventos clave de la temporada.

Sácatelo de la cabeza y ponlo por escrito para que puedas verlo, reflexionar y tomar las mejores decisiones en lo realmente importante.

 

 

3) Obtén ayuda y reserva AHORA tus citas 

Cada temporada volvemos con una lista de cosas pendientes de la anterior y otras nuevas que son relevantes en el futuro.

He descubierto que, incluso si estás transitando a regañadientes hacía la nueva temporada, si a pesar de eso puedes lograr un poco de enfoque y energía, puedes obtener progresos sorprendentes con relativa rapidez.

Pero también es probable que necesites ayuda o por lo menos, requieras reservar tiempo con expertos – médicos, abogados, profesores, consultores, coaches, entrenadores físicos, etc.

Capta la ola de tu “reacia transición” y antes de entrar en la mecánica rutina de una nueva temporada, reserva todas esas citas inmediatamente e incluso piensa en qué más puedes necesitar que realmente podría ayudarle en tus proyectos.

Hay algo único en esa confusa resaca del “estoy de regreso del verano, pero aún no estoy completamente inmerso en el otoño” que si la canalizas bien, puede tenerte totalmente organizado e incluso inspirado.

 

 

4) Date un respiro

Sólo porque el verano ha terminado no significa que ya no tienes derecho a tiempo para ti, con tus seres queridos o para escapar y desconectar para recargar las baterías. Podemos sentirnos culpables de que ahora que hemos entrado oficialmente en la nueva temporada de trabajo/escuela, pensar en el tiempo libre es perezoso o indulgente.

¡Absolutamente no!

Todos necesitamos regularmente tiempo para descansar, desconectar y disfrutar. Y también necesitamos incentivos positivos para mantenernos motivados. Así que sé inteligente, sé proactivo y programa ese tiempo AHORA.

Mi truco favorito, del que hablo sin parar, es reservar con antelación pequeños fines de semana fuera. Es tan fácil, y siempre puedes cancelar en el último momento, si realmente lo necesitas. Pero una vez que están en tu calendario y reservados, es mucho más difícil sacarlos. Y te sorprenderá lo fácil que puede ser trabajar alrededor de ellos.

¿Tienes una clase de gimnasia favorita? ¿Clase de arte? ¿Clase de música? ¿Entrenamiento o sesión de terapia? ¿Masajes o algo relacionado? ¿Almuerzos/cenas mensuales con amigos y familiares? ¿Proyectos personales secretos? Sea lo que sea, aprovecha el comienzo de esta temporada para configurarlos de antemano y darle a tu agenda algo muy necesario y un merecido alivio.

Además, está bien sentirse apagado, lento y cansado. A medida que te adaptes a los nuevos ritmos de nuevo, encontrarás tu camino. Todos lo sentimos a veces. Trata de no reflejar demasiado en eso y utiliza los sencillos pasos anteriores para darte el mejor comienzo posible.

 

Siempre estamos aquí para ti, así que haznos saber lo que estás pensando. Y nos encantaría escuchar tus propias ideas sobre cómo hacer esta nueva temporada mucho más especial.

  • Share

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *